IMPORTANTE

IMPORTANTE >>> "Construccionismo social" no es una marca registrada ni comercial ni nada parecido. Los promotores de este blog no somos ni queremos ser "gurús" ni "introductores" ni "inventores" ni "abanderados" de nada. Creamos este espacio hace ya más de ocho años con la única intención de que sirva para la difusión y el debate sobre el CS. Como dice Ken Gergen "El CS no pertenece a nadie...".

Tampoco tratamos, por supuesto, de "adoctrinar" a nadie...

03 marzo 2015

La incertidumbre en las Prácticas Colaborativas y Dialógicas (borrador)

Mérida, Yucatán, México. Producción propia. Marzo 2012


Hola, soy la incertidumbre; tu incertidumbre…
Resido en la rebeldía y la revolución. Y ellas están en mí
Nací el mismo día que tú naciste y he estado contigo todos estos años

Soy la incertidumbre
Mujer y hombre y…
A la vez
Universal y local

Transformo procesos y amo mi trabajo

No trabajo por dinero
Y aquí mi viejo amigo Marx me pegaría un coscorrón por poner en duda el valor económico del trabajo

No trabajo inconscientemente
Y aquí mi viejo conocido Freud se enfadaría por poner en duda si soy consciente o inconsciente

Soy –estoy en- el borde 
Si resbalas me verás cara a cara
Si no resbalas, también

Me muevo a gusto en los límites

Soy la cópula del agua con la arena
Soy la cópula del agua con la roca; roca que penetro poco a poco, como tu piel penetra poco a poco la del otro, la de la otra, al mismo tiempo que la otra y el otro te penetran a ti

Estoy contigo y soy tú
Y convivo a gusto con mi hermana, la certeza, tus certezas

La vieja Filosofía habló de mí. Heráclito ya habló de mí; y después Nietzsche

Pero no soy vieja. De hecho no soy vieja ni joven

Soy. Y soy desde que vosotras/os, las/os humanas/os, pusisteis nombre a las certezas llamándolas aire, agua, tierra y fuego; desde que le pusisteis nombre al Sol.

Soy humana y divina a la vez.
Te aconsejo desaconsejándote
Te amo dudando siempre
Siempre estoy a tu  lado, como nuestra común amiga, la certeza

Sé que muchas veces me odias
Pero muchas otras me quieres un poquito

Soy la pasión
La pasión de la razón
La razón de la imaginación
Soy la libertad y el yugo

Soy la libertad del pensamiento y la relación
Soy el yugo de las certezas que reconozco que todas y todos –como humanas y humanos- necesitáis;
Tus referencias que ahora son y luego ya no…

Dedicado especialmente a todas y todos las/os participantes en los diferentes talleres en Construccionismo Social y Prácticas Colaborativas y Dialógicas. Por supuesto, a Rocío Chaveste, Papusa Molina, Harlene Anderson y Sara Olivé.

Josep Seguí (marzo, 2015)

29 enero 2015

Tecnología: cuando la necesidad se convierte en costumbre

Encontrado en internet libre de derechos
Desde el Construccionismo social y la Filosofía nos cuestionamos bastante a menudo si las cosas -especialmente los seres humanos- tenemos alguna esencia. Parece bastante probable que la respuesta a este cuestionamiento sea que no; ni siquiera que esa esencia pudiera pertenecer al orden de lo social.

Pensar esto, sin embargo, nos puede llevar a un callejón sin salida, a la imposibilidad de tener esperanza de encontrar alguna respuesta a las grandes preguntas que nos hacemos desde hace miles de años: ¿Quién soy? ¿De dónde vengo; a dónde voy? ¿Qué sentido tiene todo esto (el mundo, la vida, el universo,...)?

Seguramente necesitamos algunos referentes para que estas preguntas -sin respuesta por el momento- no nos lleven al sinsentido más absoluto; a la locura. Y construimos constantemente esos referentes siquiera sea a nivel local y contingente. Pero también como grandes verdades aparentemente universales y trascendentes. Estas respuestas ultrareferenciales vienen de la mano, por ejemplo, de la Religión, la Ciencia, la Espiritualidad, el Autoconocimiento,... incluso de la Política (como ideología, quizás).

Pero me parece que las cosas de la Verdad absoluta no son tan sencillas. ¿Cómo es que estamos aquí pensando y creyendo lo que pensamos y en lo que creemos (todo ello absolutamente respetable)? ¿Por qué nos levantamos cada mañana con un montón de cosas que hacer que, en muchas ocasiones, dan sentido local a esas grandes preguntas?

Encuentro inspiración en uno de los grandes filósofos de la Ilustración: David Hume. Quien me conoce ya sabe bien que es uno de mis pensadores favoritos... Según el escocés, todo eso que hacemos es por pura costumbre. O sea, no es por ningún tipo de determinación esencial interior -espiritual o biológica-, sino porque lo aprendemos contextualmente. Como he tenido oportunidad de dialogar en repetidas ocasiones con colegas y estudiantes, un día vemos un cuervo negro, luego otro, otro,... y así inferenciamos (¡tremenda capacidad humana!) que todos los cuervos son negros; y hacemos de la costumbre Verdad. Claro, esto sí que tendría un carácter potentemente social; aunque sigo sin estar seguro de si ese carácter es o no esencial.

Déjame mirar un poco más atrás, también a la Filosofía... Y al mito...

Parace tener bastante sentido la idea de que los seres humanos no podemos vivir solos, independientes los unos de los otros. Esta idea aparece bien clara ya en el Anónimo de Jámblico, a finales del siglo V o principios del IV a.C., "los hombres nacieron incapaces por naturaleza de vivir aislados" (89 DK 6). Los humanos no hubiéramos podido sobrevivir cuando aparecemos en la faz de la tierra hace más o menos unos doscientos mil años, según todas las convenciones. Ni lo podríamos hacer ahora mismo. Seguramente menos, ahora mismo. La pura necesidad de "estar con" es lo que hace entender a Prometeo -que se apiada de nosotros y de nuestra fragilidad natural- que necesitamos "algo más". Y ese algo más es la tecnología, simbolizada en el mito por el fuego que nos entrega. 

Platón se refiere al filósofo sofista Protágoras (probablemente entre 393 y 389 a.C., 319a y siguientes) y a su descripción mítica del origen de todas las cosas, incluidos nosotras y nosotros, y a cómo Prometeo -desoyendo las órdenes de Zeus- nos revela la tecnología; una tecnología que es éntechnos sophía, o sea sabiduría técnica. Sabidurías técnicas que poseen un marcado carácter instrumental, incluyendo a la más potente de todas ellas: el lenguaje.

A las grandes preguntas a que me refiero al principio me permitio añadir una más: ¿Cómo es que los seres humanos inventamos la(s) Tecnología(s)? ¿Las llevábamos en nuestro espíritu? ¿En nuestros genes? ¿Apareció por combustión espontánea? ¿Por iluminación divina? ¿Nos la entregó Prometeo? ¿Fue la Ciencia quien generó la Tecnología? Si me parecen bastante poco creíbles todas estas opciones, déjame tan sólo argumentar muy brevemente ahora en contra de la última. Según todos los indicios y las noticias que nos llegan de la Prehistoria, mucho antes de que Homo Sapiens sapiens empezara a "saber" inventando la Ciencia y la Filosofía, ya utilizaba sobradamente la Tecnología. Y la más importante de todas ellas, el lenguaje, lo que hizo fue poner un poco de orden en el caos incluso tecnológico de la realidad; aunque desde mi punto de vista construccionista radical lo que facilitó fue crear algo nuevo, que ni siquiera era caos; nada existía antes, nada existe fuera del lenguaje. El lenguaje dotó al ser humano de intención; hasta entonces hacía las cosas -incluyendo las cosas tecnológicas- inintencionadamente; por pura y dura costumbre.

Si estas ideas tienen una mínima consistencia -espero que sí, aunque sea eso, muy mínima- ¿qué tiene que ver esta sospecha de que la intención aparece con el lenguaje con el concepto de costumbre - no sólo pura y dura- de David Hume? ¿Qué tiene que ver Prometeo con la Ilustración? ¿Es la necesidad la que genera la costumbre social como quasi esencia humana? ¿O es la necesidad directamente nuestra esencia?

Lo dejo aquí por ahora. Aunque, como no puede de otra manera -sea esencial o por costumbre- continuaré...

Josep

- NOTA: Estas reflexiones vienen al teclado no sólo por la revisión directa de Platón o Hume para fundamentar mejor mi libro sobre Psicología; sino también por las referencias secundarias de la magnífica "Historia universal del pensamiento filosófico", editada por Armando Segura Naya y publicada por Líber en el año 2007, que me dirije a las referencias primarias oportunas y debidamente referenciadas.


22 enero 2015

Postmodernidad: de ISMOS y ADES

Diseño: Sara Olivé
Sara Olivé, en su último diseño para el curso sobre Construccionismo social que empezaremos en marzo (por cierto, aquí la información), hace un excelente ejercicio de desconstrucción lingüística y visual. Efectivamente, deja intactas las letras "CONSTRUCCION" y hace caer o volar o lo que sea "ISMO"...

Hay muchas personas a las que no nos gustan las etiquetas, los "ISMOS". Sin embargo, los usamos continuamente, a veces incluso sin intención (sin ser conscientes en términos de la psicología clásica). Este que esto escribe, por ejemplo, dice que no es construccionISTA; pero que se adhiere -por ahora- a la mirada del ConstruccionISMO. Y así: CapitalISMO, MarxISMO, CognitivISMO,... En fin, mil cosas...

Esto viene a cuento por una reflexión sobre los conceptos de PostmoderniDAD y PostmodernISMO, que tanto fastidian a bastantes personas, a muchas. ¿Son lo mismo?

En mi opinión, no. Creo que la palabra "PostmoderniDAD" hace referencia a un período más o menos histórico, justo este en el que estamos viviendo. "PostmodernISMO" tendría más que ver con un movimiento, incluso ideológico, si se quiere.

Durante la PostmoderniDAD -aproximadamente desde los años ochenta del siglo pasado- estamos asistiendo -y seguramente participando en- a un derrumbe brutal de las viejas verdades absolutas de la ModerniDAD. El RelativISMO entra en todo, y todo lo que antes creíamos cierto -la ciencia, la religión, las cosas del espíritu, la familia, el género sexual, la identidad, la comunidad, la política,...- se tambalea peligrosamente (según algunas/os lo de "peligrosamente"). Pero resulta curioso que este PostmodernISMO relativISTA convive con las grandes verdades modernISTAS. Seguramente la PostmoderniDAD no ha culminado esa revolución paradigmática a que el PostmodernISMO aspira y aún seguimos necesitando de algunas verdades a las que, más o menos, aferrarnos. 

Efectivamente, como comentamos con nuestros estudiantes y colegas, los humanos parecemos precisar siempre de algo a que aferrarnos; algunas referencias, siquiera sean locales y contingentes, pero referencias al fin. Necesitamos creer en algo, muchas veces en algo invisible, cuando creer incluso en lo visible es bastante complicado.

En esta PostmodernIDAD, unas veces amable e ilustrada; otras salvaje y cruel, el EscepticISMO y -repito- el RelativISMO campan a sus anchas y muchas y muchos nos sentimos a gusto con las herramientas que nos proporcionan para cuestionar todo, incluso los propios cuestionamientos que nos hacemos día a día.

¿Quiere esto decir que "vale todo"? 

Dejo a gusto del lector o la lectora tomar partido o no por el "todo vale". Yo creo que no vale todo, pero hoy sólo quería marcar esa diferencia conceptual entre ISMO y AD.

¡Saludos!!!

Josep

Foto: producción propia. Deriva urbana por La Habana, Cuba. 2013.



07 enero 2015

Saludos, Esther

Foto de Esther en su perfil de Blogger
Desde su publicación, hace ya casi seis años, cuando este blog estaba cogiendo vidilla, una de las entradas más visitadas, si no la más, es esta: ¿Identidad de género o identidad sexual?, de Rehtse, nick de Esther, a cuyo propio blog podéis acceder aquí: El baúl de Rehtse.


Este que esto escribe va y viene. Y lo que hace y es siempre está configurado por las interacciones con eso que llamamos "otros", así, por entendernos. Antes íbamos y veníamos en el mundo "real", tan limitado por esas cuatro paredes de la realidad. Ahora nos movemos a gusto por el mundo llamado "virtual", o sea, lo que no es pero tiene posibilidades de ser, siendo.

Y en ese ir y venir aparecen y desaparecen cosas, personas, relaciones, procesos y sucesos. Algunas/os están. Otras se van. Bueno, no lo sé. Prefiero no hablar de eso, que fuera de las teorías más o menos académicas me hago un lío.

El caso es que nunca conocí a Esther en la aún llamada por muchas/os realidad. Es posible que nos cruzáramos alguna vez por los pasillos de la Facultad de Psicología de la Universitat Autònoma de Barcelona. Ella cursó sus estudios de Psicología más o menos por la época en que yo estaba cursando allí mis estudios de doctorado. Incluso creo recordar que me escribió en alguna ocasión pidiéndome alguna orientación para su futura tesis doctoral y/o que le recomendara artículos relacionados con lo que ella quería hacer, y todo eso. Pero lo que sí es seguro es que sí que coincidimos bastante por aquí y también por facebook.

Hacía ya tiempo que no la veía ni por aquí ni por allí. No le dí mayor importancia por eso que ya he comentado, la gente va y viene. Algunas/os se quedan mucho tiempo. O todo el tiempo. Pero soy tremedamente respetuoso con los vaivenes de cada cual. Aún así, siempre he tenido como esa tarea pendiente -entre muuuuuchas otras- de enviarle un mensaje, de saber qué era de su vida. El otro día lo hice. No me respondió. Y decidí buscar un poco. Y me encontré con que Esther hace ya unos dos años que se fue de este mundo. Padecía una enfermedad de tipo respiratorio. Le dió un fuerte ataque y su corazón se partió.

No sé, ni me importa, si estarás en alguna parte, Esther. Pero, por si acaso, te mando un saludo. Echo de menos tus posts; pero me alegro muchísimo de que, a pesar de tu ausencia, sigan siendo de los más visitados. Aquí dejo otro: Construyendo el amor.

Gracias por todo, amiga,

Josep


30 diciembre 2014

Qué NO es el Construccionismo Social

"El Construccionismo Social NO es una secta...". Foto: Producción propia. Deriva urbana ciudad de Praga.
Ideas recogidas y reelaboradas de diferentes escritos propios en otros espacios...
  • El Construccionismo social (CS) no niega que haya enfermos o patologías "mentales". Consideramos que la realidad o la existencia de enfermedades y/o trastornos "mentales" es fruto de un consenso, en nuestro caso, de un consenso académico y médico regulado por instituciones con mucho poder como la American Psychiatric Association (APA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Fruto de este consenso se generan manuales estadísticos y diagnósticos como el DSM y el CIE-10. Como tal, este consenso es una realidad muy potente pues se ha construido socialmente. Pero no es la Verdad, ya que no existe ninguna Verdad absoluta. Pensamos que la realidad se puede cambiar y desde nuestro ánimo crítico hacemos por cambiar realidades que no nos gustan, como el proceso de hiperdiagnosis > hiperpatologización > hipermedicalización. Creemos que bajo este proceso se generan artificialmente estructuras de poder y dominación sobre las personas. Y eso no nos gusta.
  • El CS no genera dicotomías ni falacias. Más bien al contrario, el proceso inductivo de sus razonamientos es muy lógico y coherente y eso genera incertidumbres, dudas y, sobre todo, miedos en las corrientes dominantes en psicología, tanto clínica como terapéutica y social.
  • Todo proceso de interacción psicoterapéutica, psicosocial y/o relacional supone una transformación a través del lenguaje.
  • El CS no tiene ningún interés en que el grupo (o quien sea) no ofrezca resistencias. Quienes nos situamos bajo su paraguas meta-teórico no tenemos ningún interés en imponer nada a nadie. No tenemos ningún interés de disfrutar de ningún tipo de "poder".
  • Estamos totalmente de acuerdo con que cada cual integre lo que quiera: química, física, espiritualidad, organicidad, mente,... Ningún problema. Si uso (usamos) términos como "anti"loquesea es por dotar a nuestras palabras de una característica de acción muy crítica con las corrientes dominantes de pensamiento/acción en psicología y en otros campos, especialmente de las llamadas ciencias humanas y sociales.
  • No negamos absolutamente la subjetividad. Entendemos que la subjetividad es el proceso de construirse como sujeto. Lo que estamos es en contra de la individualidad como concepto moderno del occidente capitalista, judeo-cristiano, neofordista y de la Nueva Era (New Age). Todas y todos tenemos una autopercepción como personas y sujetos. Cuando esta percepción legitimiza las relaciones de dominación propias de la cultura euroangloamericana es cuando nos preocupa seriamente el tema de esta autopercepción en tanto se constituye como sustrato de la existencia humana.
  • El CS no es una escuela, ni una corriente de opinión. Es una meta-teoría y una epistemología crítica. Dentro de la psicología en general -y también del trabajo social, la educación, la investigación,...- es muy minoritaria.
  • No utilizamos metodologías ni formas de pensamiento positivistas ni dominantes. Lo que no quiere decir que usemos fórmulas intuitivistas, espiritualistas o irracionalistas.
  • No tenemos ningún ansia de dominación ni de ser una epistemología mayoritaria o mainstream como las provenientes de la neurociencia, la biología, la APA o la OMS. A pesar de eso muchas y muchos difundimos estas ideas pues pensamos que son alternativas críticas a la dominación institucional. En todo caso parece ser que cada día más profesionales -especialmente en paises como los latinoamericanos- se acercan a nuestras ideas desde perspectivas culturales y sociales muy diversas.
  • No somos una secta. No queremos imponer nada a nadie. No tenemos la Verdad. No queremos enfrentarnos a nadie. Somos tremendamente dialogantes y damos la cara. Lo cual no quiere decir que seamos tontos, ni que nos hayamos dejado llevar por el buenondismo tan en boga últimamente. 

  • Somos críticos. A veces ácidos; nunca crueles. Nos salimos de los caminos marcados por el poder. Buscamos el atrevimiento y la diversión. Especialmente esta última.
  • El que firma esto no es el CS. Intento distinguir mis opiniones y/o pensamientos personales de lo que seria el corpus teórico general del CS. Hoy estoy más o menos aquí. Mañana,... quién sabe...
  • Ni el Construccionismo Social ni mucho menos quien firma estas palabras presumimos de "descubrir" nada, ni cosas por el estilo. Ni de ser líderes ni abanderados ni introductores de ningún movimiento, método, teoría, ideología. Tampoco -en absoluto- de decir a las personas cómo tienen que vivir sus vidas.
  • Se hace preciso aquí recordar que esta mirada filosófica y psicológica hizo más o menos su aparición "oficial" a mediados de los años setenta del siglo pasado en plena crisis de la Psicología social. No digo que esta hubiera desaparecido sin el CS. Pero creo que hay pocas dudas de que esta mirada aportó un poquito en los nuevos rumbos que tomó y ha tomado la disciplina. Y más cuando está presente ya en otras, como la psicoterapia, la investigación, la educación o la acción comunitaria y organizacional.
  • En ocasiones se nos repiten cosas como "eso ya lo dijo Freud". O "eso ya lo dijo Perls". Lo que decimos algunas y algunos desde el Construccionismo Social no lo dijo ni Freud ni Perls (a quienes, por cierto, respetamos en líneas generales y apreciamos bastantes de sus aportaciones; especialmente del segundo). Es simplemente imposible. Y lo es por una razón muy sencilla : las teorías sobre la Mente del Psicoanálisis y de la Gestalt (y de otras, como la Cognitivo-conductual) son MUY diferentes de las que emanan -o no- del CS.
  • Si estamos hablando de psicología estamos hablando de la mente, sea eso lo que sea. Y lo que una/o crea que es esa mente -es decir, la teoría que tenga al respecto- determinará cuáles son sus prácticas en su contexto y, seguramente, los significados de las palabras y etiquetas que use.
  • Estamos transitando de un Construccionismo "social" a uno "relacional". Esto está resultando muy útil a quien esto escribe para romper con las dicotomías entre lo individual y lo social. Pero se me hace necesario trabajar más fondo en la explicación de este proceso. Algunas personas se lo están apropiando vulgarizándolo. Una cosa es intentar hablar claro y entenderse con la mayor parte de personas posible. Y otra es usar conceptos que "suenan bien" vaciándolos de todo contenido.
  • El CS adquiere pinceladas ciertamente relativistas. Pero esto no quiere decir que "todo vale". Dejo este asunto para más adelante...
¡Saludos!!!

08 diciembre 2014

La Psicología es Lenguaje




Pero ahora dejemos que nuestro mito vaya adonde lo lleve la voz popular”. Platón, La República.

"Remontémonos de nuevo a principios del Neolítico. Como hemos visto durante este período se dan procesos que parecen generar la capacidad mental humana de abstracción y el pensamiento inferencial. Mediante ambas capacidades es posible explicar una cosa en función de otra, independientemente de que esta otra cosa sea verdadera o no. O sea real o no; asuntos que no importan en el pensamiento mítico. Lo único importante es poder explicar algo que no se entiende. Ese algo, durante el Neolítico, es la naturaleza, el cosmos.

Lo que he aprendido hasta aquí es que el mito es ni más menos que la primera muestra de nuestra capacidad de hacer algo con símbolos. No hay absolutamente ningún otro ser en la tierra (desconozco si en el resto del universo) capaz de hacer eso. Ni de lejos. Me asombraría mucho que algo se pueda explicar desde la experiencia directa. Pero lo que realmente me maravilla es que se pueda explicar algo no por experiencia directa, si no en función de otro algo. Por analogía. Usando metáforas. Creando, en definitiva el lenguaje, tal y como hacemos unos cuarenta mil años atrás. Me atrevo a afirmar muy seriamente que sin eso no hubiera venido todo lo que ha venido después. Todo empieza a mentalizarse en el mito. Pero el mito no se acaba en sí mismo… ¡Demos la bienvenida al Logos!".

(Seguí Dolz, Josep. En proceso...)



22 noviembre 2014

El mantra de la "creatividad"


Imagen encontrada en internet libre de derechos de autor

Una de las cosas que más me gusta del Construccionismo social como metateoría es que nunca se da nada por sentado. Esto casa bastante bien con mi forma de ver el mundo, las ideas, las vidas, los procesos,... Aunque esta "forma de ver" no sólo no es única ni unitaria, si no que tampoco es verdadera ni posee ningún ánimo de ser dominante. Así, suelo pasar bastante tiempo de mis días poniendo en duda verdades, sentencias y mantras.

Según la Wikipedia (pedia que, en mi opinión, no es muy de fiar, pero para estas cosas va bien), "Un mantra es una palabra sánscrita que se refiere a sonidos (sílabas, palabras, fonemas o grupos de palabras) que, según algunas creencias, tienen algún poder psicológico o espiritual. Los mantras pueden tener o no significado literal o sintáctico". Es algo ritual y repetitivo. Y me da a mí que cuando se repite mucho y se ritualiza, un mantra puede llegar a parecer que significa algo, efectivamente; a tener apariencia de "verdad", cuando "en sí", en su descontextualización, suele estar bastante vacío de significados.

La New Age -y sus vendedores de crecepelo- suele alimentarse de mantras. La fórmula es muy sencilla. Se elijen cuidadosamente algunas palabras que suenen bien, que todo el mundo entienda y que, descontextualizadas, no signifiquen nada, que no comprometan a nada. Si se puede, se le añaden muchos colorines y alguna frase de alguien famoso -desde el Dalai Lama a Erich Fromm; aunque también sirven muchos gurús de la autoayuda-.Se adornan, como dice la pedia, con un poco de espiritualidad y/o algo que suene a psicología, y se insertan en los discursos -por lo general vacíos- de los del crecepelo.

Hay muchas palabras mántricas: felicidad, amor, amor universal, interior, bondad, onda, buena onda, (algo) cuántico, paz, paz interior, equilibrio,... ¡Ojo! No digo que estas palabras no tengan un significado conceptual, que tenerlo lo tienen, como todas. El tema es que los significados y los conceptos cambian en función del contexto. Y cuando, como en la New Age, el concepto se descontextualiza -o sea, se da en un espacio vacío-, pues ya no significa nada.

Uno de los mantras que más me llama la atención es creatividad. Los del crecepelo lo suelen usar mucho. El mantra aparece hasta en la sopa. "Hay que ser creativos" y bla, bla, bla... Está muy bien. El asunto es que los vendedores de mantras y crecepelo, en su infinita auto repetición -siempre dicen lo mismo; en todos sus libros, conferencias, cursos, artículos,... siempre- , auto plagio y -en más de una ocasión- claro y descarado plagio de lo que dicen otras/os, si algo -y más- no son, es eso, "creativos"...

Aysssssssss

Josep

NOTICIAS UMANSENRED

Puedes encontrar algunos de nuestros artículos y publicaciones en:

"What is Matter? Never Mind! What is Mind? No Matter!"

Calambur citado en Toulmin, Stephen (1990), Cosmópolis. Els transfondo de la modernidad. Barcelona: Península. Pág. 207.

Síguenos en Facebook

Y en Twitter

o por correo electrónico